PAIDI 2020

Anterior Siguiente

Financiación competitiva de la investigación

Una parte importante del PAIDI 2020 se articula a través de financiación en concurrencia competitiva, cuyas condiciones se regulan mediante un programa de ayudas a la I+D+i (Orden de 7 de abril de 2017). Este se despliega en torno a cuatro líneas:

  1. Proyectos de I+D+i.
  2. Captación, incorporación y movilidad del capital humano.
  3. Infraestructuras y equipamientos.
  4. Acciones complementarias de I+D+i.

Así, junto a la ciencia básica desarrollada mediante los proyectos de excelencia, se incorporan mecanismos de impulso a la ciencia aplicada que favorezcan la relación entre el SAC y el tejido productivo:

  • Proyectos de generación de conocimiento frontera, que favorezcan el desarrollo tecnológico e industrial.
  • Proyectos de investigación orientados a los retos de la sociedad, definidos en la estrategia de especialización inteligente (RIS3).
  • Proyectos de investigación en colaboración con el tejido productivo, orientado a satisfacer las demandas específicas de las empresas.

La orden incorpora instrumentos para potenciar la capacidad del SAC para atraer recursos de otros organismos. El objetivo es contribuir a una mejora de las solicitudes de proyectos dentro del programa europeo Horizonte 2020 y, en especial, la línea gestionada por el Consejo Europeo de Investigación para iniciativas de vanguardia por parte de investigadores jóvenes y séniores.

En ello influirá, sin duda, la excelencia científica del Sistema Andaluz del Conocimiento. Sin bien este es un objetivo transversal de toda la orden, se materializa en dos programas:

  • Fortalecimiento de Institutos Universitarios y de Centros de Investigación para la adquisición del sello “Severo Ochoa” o “María de Maeztu”.
  • Ayudas a actividades de I+D+i de los Campus de Excelencia Internacional.

Además de lo referido, la orden de bases del PAIDI 2020 introduce otras importantes novedades.  En particular, podemos destacar las siguientes:

  • En materia de capital humano se amplían las opciones de contrato de personal investigador o técnico objeto de incentivo. Se mantienen los contratos adscritos a proyectos y se incorporan otros vinculados a los programas de doctorado de las universidades andaluzas y también a desarrollar en los departamentos de I+D de empresas.
  • Se define un programa para la incorporación de científicos y tecnólogos de reconocido prestigio internacional a los agentes del SAC.
  • En las convocatorias se establecerán una reserva para proyectos liderados por investigadores principales (IP) jóvenes, que se suma a la ya definida en el anterior PAIDI para mujeres. Una medida que busca potenciar la captación y retención del talento.

Junto a la renovación de las líneas de incentivos, se incorporan otras novedades relacionadas con la gestión. En particular, se prevén medidas de simplificación administrativa, por una parte, mediante la justificación vía cuenta justificativa con aportación de informe de auditor (para adecuar la gestión a la singularidad de la actividad investigadora) y, por otra, la concreción de la vía telemática como la única para la gestión de las solicitudes y ayudas.